¿Qué es la Dopamina?

La hormona dopamina es un tipo de neurotransmisor que se relaciona especialmente con funciones motoras y también con cambios conductuales cuando se libera en sangre. Se relaciona directamente con nuestra capacidad de motivación, del placer, el deseo, la atención, el aprendizaje y la persistencia. Además, cuando se presentan niveles bajos de esta hormona en sangre, se relaciona con alteraciones motoras propias del Parkinson. En cambio, cuando se presentan niveles muy elevados, se asocia con el deterioro propio de la esquizofrenia.

 

La dopamina, cuando se expresa en el hipotálamo y en la parte del sistema límbico, está involucrada en procesos emocionales. Cuando se expresa en la corteza prefrontal, en procesos de atención y otras funciones cognitivas superiores, como comportamientos de déficit de atención e hiperactividad (rasgos de personalidad conocidos como “buscadores de sensaciones”).

 

Qué es, qué hace y para qué sirve la dopamina

La dopamina es un tipo de neurotransmisor o, comúnmente llamado mensajero químico, del sistema nervioso que es capaz de activar hasta 5 tipos de receptores celulares (D1, D2, D3, D4 y D5). Es, junto con la serotonina, la hormona que mayor impacto tiene en determinadas conductas y comportamientos humanos, entre los que destacan la atención, el deseo, el placer, la motivación y el rendimiento.

La dopamina es especialmente valiosa porque permite que repitamos conductas que nos proporcionan placer como, por ejemplo, en la persistencia en el deporte, nuestra motivación cuando nos sentimos fatigados y sentimos el empuje de seguir hacia delante, disminuyendo nuestra percepción de la fatiga, el cansancio y el dolor.

Se libera, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio, asociándose con esa típica ‘embriaguez del deportista’, ese ‘flow’ propio del que se esfuerza y siente la satisfacción de conseguir ese ‘segundo aliento’ o cuando consigue un objetivo en principio inalcanzable y que sólo se siente y consigue cuando la exigencia es máxima.

La dopamina también está relacionada con la regulación del aprendizaje por condicionamiento porque responden a recompensas inesperadas (en repetición y recompensa esperada, las neuronas se deprimen), siendo clave en el aprendizaje e influyendo de forma clave en los procesos cognitivos involucrados en éste.

 

Cómo afecta y se relaciona la dopamina con la personalidad

Diversos estudios vienen poniendo su atención en la relación de los niveles que cada una de las personas tiene de esta hormona en sangre, incluso llegando a afirmar que se relaciona con los tipos de personalidad.

Anteriormente, ya hemos señalado que cuando se presentan niveles bajos de dopamina en sangre, se asocia con el Parkinson. Cuando se presentan muy elevados, con el déficit de atención, la hiperactividad y la esquizofrenia. Además, cuando los receptores están alterados o una persona no los sintetiza bien, se asocia la dopamina con personalidades del tipo ‘buscadores de sensaciones’ o, como se conoce comúnmente, a personas propensas a la adicción y al consumo de sustancias de abuso.

También se suele asociar el tipo de personalidad tranquila y confiada con concentraciones bajas de dopamina, así como en personas miedosas y con tendencia al estrés a concentraciones altas.

Se suele asociar la pasión y el riesgo e incluso la creatividad, más propios de la adolescencia, a aumentos puntuales de dopamina.

También se ha asociado el sobrepeso con niveles bajos de dopamina, teniendo que llegar a comer más para llegar a obtener el mismo placer que cualquier persona con peso normal obtiene con menos.

Pero el tipo de personalidad que mayor relación tiene con niveles altos de dopamina son los conocidos TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad).

 

Cómo funciona la dopamina en el amor y por qué se asocia con la felicidad

La dopamina se relaciona con el amor y la felicidad porque está directamente involucrada en la motivación, el placer y la persistencia del aprendizaje y consecución de objetivos.

Gracias a la dopamina, conseguimos objetivos a plazo, vencemos la fatiga, persistimos en nuestras metas y minimizamos el dolor y el cansancio. Por ejemplo, cuando hacemos ejercicio, liberamos dopamina y conseguimos un efecto rebote, haciendo que nos guste más lo que estamos haciendo, queramos llegar más lejos y acabemos nuestras rutinas con confianza, esfuerzo y motivación extra, llegando a ese éxtasis propio del que ha conseguido con esfuerzo una meta o un objetivo que en principio parecía lejano e imposible, ganando en confianza y en autoestima.

Gracias a la confianza que genera, la dopamina está dentro de las llamadas hormonas de la felicidad porque consigue desarrollar conductas de persistencia, productividad, consecución de objetivos y relaciones emocionales y sociales reforzadas y completas, con mayor autoestima y capacidad.

 

¿Cómo liberar dopamina de forma natural?

La dopamina es también una hormona que se asocia directamente con las sensaciones de felicidad y, especialmente, con la motivación, la productividad y la capacidad de aprendizaje y esfuerzo. Parecen todas ellas capacidades que parezcan al alcance de unos pocos, pero no es así. Puedes conseguir generarlas si te propones una serie de objetivos y metas que, si eres capaz de mentalizarte para llevarlos a la práctica con determinación, lograrás aumentar los niveles de dopamina en tu organismo y, a la larga, sentir todo eso que parece tan inalcanzable.

Haz lo siguiente:

  • Fíjate un objetivo, sí, pero no lo sitúes muy lejos, fíjatelo a corto plazo, cerquita, primero una meta que sea sencilla de conseguir;
  • Haz actividades que te den placer y repite esa actividad de forma sistemática. Si te da placer escuchar música, irte de concierto, leer o darte un paseo, coge un libro y ponte a andar cada día;
  • Haz ejercicio. No te propongas hacer todo de golpe. Haz primero actividades sencillas de realizar y aumenta tu actividad poquito a poco;
  • Toma más alimentos con proteínas, como el té verde, que te ayuden a aumentar tu motivación para levantarte de la silla, del sofá y de la cama.

 

Dónde encontrar dopamina. Alimentos que favorecen su producción.

Si estás buscando cómo incrementar los niveles de dopamina en tu organismo porque buscas mayor motivación, capacidad de persistencia en el esfuerzo, combatir la depresión y mejorar tu buen humor y conseguirlo con prácticas saludables y naturales, huyendo de sustancias y prácticas adictivas perjudiciales o antidepresivos, a continuación, te damos un listado de alimentos para que consigas sintetizar la tirosina, un aminoácido fundamental para la producción de dopamina de forma natural:

  • Almendras, aguacates, sandía, lácteos, arándanos, soja y plátanos, son ricos en tirosina;
  • Evita sustancias adictivas como el azúcar o el café, porque alteran nuestros niveles de este neurotransmisor de manera natural;
  • Alimentos ricos en Vitamina E, como frutos secos, semillas y hortalizas, como las pipas, las semillas de girasol, las zanahorias y el brócoli, son buenos antioxidantes y facilitan su producción.

 


¿Te gustó el artículo? Compártelo!

Otros artículos

¿Tienes alguna pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *