¿Qué es la Oxitocina?


La oxitocina, o también conocida comúnmente como hormona del amor, es un péptido neuromodulador que se libera, junto con la vasopresina (hormona antidiurética implicada en la regulación de los líquidos del organismo) en la hipófisis posterior, localizado en el hipotálamo. Es una hormona que, como veremos, interviene en múltiples procesos conductuales, como los afectos, el deseo sexual y el amor romántico y es fundamental para la función reproductora de los mamíferos, en el parto y la lactancia.

Veamos sus funciones principales, cómo se libera y por qué y dónde y cómo ayudar a que se genere y nos ayude a sentirnos mejor.

 

Qué es la oxitocina, qué hace y cómo funciona

La oxitocina es una hormona que se genera en el hipotálamo, que se encarga de modular diferentes procesos conductuales tan importantes como la función reproductora, entre otros.

La oxitocina se libera en sangre y tiene efectos sobre el sistema nervioso central (donde existen diferentes receptores para la oxitocina) y está implicada en la formación de los vínculos entre individuos, en la función reproductora de los mamíferos, en la fecundación, en el parto y la lactancia.

Por ejemplo, en la estimulación sexual de la mujer durante el coito, el organismo secreta la hormona oxitocina, ayudando en las contracciones uterinas durante el orgasmo y facilitando la fertilización del óvulo al propulsar el esperma hacia las trompas de Falopio. Además, es fundamental en el parto, siendo fundamental en las contracciones uterinas, su intensidad y su frecuencia, ayudando al nacimiento del bebé. Por esta razón, la oxitocina se utiliza para inducir y acelerar el parto.

En el hombre, ayuda a que mejore la circulación del esperma y en el tejido muscular de sus órganos reproductores.

La oxitocina, además, es la hormona de la lactancia. Produce la eyaculación de leche gracias al reflejo de lactancia (en ocasiones el sólo llanto del bebé hace que la madre secrete leche).

 

Qué efectos causa la oxitocina

La oxitocina liberada tiene efectos sobre la conducta gracias a los receptores que se encuentran en la amígdala, el hipotálamo y el septum, ayudando a la formación de vínculos emocionales entre los individuos como, por ejemplo, ser sensible al tacto y al contacto físico o favoreciendo la conducta maternal.

La oxitocina también está implicada en el amor romántico, el deseo y la receptividad sexual. Por ejemplo, aquellas personas que se están enamorando tienen mayores niveles de oxitocina en sangre. Está involucrada en el establecimiento de los lazos de pareja, en los lazos familiares y la formación de vínculos sociales, como es la confianza entre personas y los afectos (vínculos afectivos).

 

¿Cómo liberar oxitocina o la hormona del amor?

La oxitocina se conoce, cada vez más, como la hormona del amor porque está vinculada a las sensaciones de placer, el afecto, el deseo sexual, el orgasmo y la reproducción.

La forma más sencilla y natural de liberar la oxitocina en nuestro organismo es abandonarse a todas estas sensaciones, haciéndolo sin miedo, culpa o vergüenza. ¿Cómo? Deja que salgan tus emociones:

  • afectuoso con tu pareja, con tu familia y con tus amigos;
  • Abraza a las personas que quieres y haz más el amor con tu pareja;
  • Acaricia a tu mascota y disfruta de las cosas terrenales con más intensidad;
  • Y si a eso le añades un poquito de ejercicio, la oxitocina se liberará en tu cuerpo como estás deseando que lo haga.

Consigue un efecto en cadena que mejorará tus niveles de afecto, deseo sexual y placer que, en definitiva, te hará sentirte más feliz y más contento.

 

Cómo actúa la oxitocina en el parto

La hormona oxitocina es conocida dentro de la maternidad porque es fundamental en el parto. Aunque por sí sola no lo inicia, tiene la capacidad de inducirlo y acelerarlo porque provoca las contracciones del útero, ayudando en su intensidad, en la frecuencia y culminando en el parto.

El modo como actúa la oxitocina en el parto es por retroalimentación: La oxitocina se libera gracias a la presión que el feto ejerce sobre el cuello del útero, enviando información sensorial por vía nerviosa hasta el hipotálamo, donde éste produce la síntesis de oxitocina y la envía de vuelta. La oxitocina generada circula por sangre y llega de nuevo al útero, provocando el aumento de las contracciones, su intensidad, su frecuencia y favoreciendo el nacimiento del bebé.

 

Dónde encontrar oxitocina. Alimentos que favorecen su producción.

La oxitocina es una hormona que se genera de forma natural por el organismo y no se encuentra en ningún alimento. Sin embargo, sí que podemos sugerirte una serie de alimentos que te pueden ayudar a que tu cuerpo lo sintetice con más facilidad.

Se encuentra como medicamento porque ha podido ser sintetizada, permitiendo su uso, como ya hemos explicado en puntos anteriores, por ejemplo, en el parto porque favorece las contracciones uterinas.

No obstante, al ser una hormona que se vincula con el amor romántico, el deseo sexual y los afectos, existen multitud de alimentos que pueden transmitirnos esa idea de placer como, por ejemplo, con efectos afrodisíacos y de bienestar, ya sea porque nos recuerdan al sexo, al placer de tomarlos, porque se toman cuando estamos en pareja o porque nos recuerdan situaciones que asociamos con la felicidad. Además, existen evidencias del poder de estimulación de la glándula pituitaria de algunas hierbas, glándula que facilita su producción.

Veamos algunos alimentos y hierbas aromáticas que pueden ayudarte a liberar la oxitocina y conseguir la fogosidad, el deseo y los vínculos afectivos que tan beneficiosos son para sentirnos felices y contentos:

  • Hierbas que facilitan su síntesis: Perejil, romero, tomillo, hinojo, eneldo y hierbabuena;
  • Alimentos con efectos afrodisíacos: chocolate, canela, jengibre, anís, almendra, aguacate, papaya, miel, regaliz, ostras, pistachos, salvia, eneldo, zanahoria, rúcula, calabaza, fresas, ginseng, etc;
  • Alimentos que nos recuerdan el bienestar de tomarlos: chocolate, café, té, fresas, naranjas, nueces, carne magra, queso, etc.

 


¿Te gustó el artículo? Compártelo!

Otros artículos

¿Tienes alguna pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *